Loading...
Ciencias Sociales

Campaña JUNTOS: Respeto, seguridad y dignidad para todos

Por: Lizbette Wendoline Carrasco Salas

“El mundo se enfrenta a su mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. Más de 22 millones de personas han sido desplazadas por la fuerza de sus países, por la guerra y la persecución. Por ello, recibir a migrantes y refugiados no sólo es una obligación humanitaria y legal, también es una inversión que puede aportar beneficios económicos sustanciales, contribuyendo a las sociedades que los acogen en muchas maneras, ya sea como trabajadores, innovadores, empresarios, contribuyentes, consumidores e inversores. Los refugiados y migrantes no son una carga, sino una oportunidad.

El objetivo de esta Campaña es cambiar la narrativa (desinformación y percepciones) sobre refugiados y migrantes, resaltando las contribuciones económicas, culturales y sociales que éstos aportan a los países de origen, tránsito y destino. De este modo, y fomentando su integración a las sociedades receptoras, poner fin al negocio mortal del tráfico ilícito contra ese segmento poblacional flotante y establecido.”

Hoy en día, el constante flujo migratorio proveniente de distintos países como México, República Dominicana, Sudán del Sur, El Salvador, Honduras, Siria, Cuba, etc., hacia otras regiones del mundo para lograr un bienestar mejor es considerado de gran importancia.

Para cambiar las perspectivas, es necesario hacer énfasis entre la diferencia de lo que es un migrante y un refugiado. Según La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), un migrante es aquella persona que decide trasladarse por elección para conseguir mejores condiciones de vida y mantener una calidad de vida favorable para su desarrollo. Por su parte, un refugiado se ve en la necesidad de trasladarse a causa de conflictos armados, desplazados internos y que recurren a fronteras cercanas, es decir, cuando la situación no favorece un ambiente de paz y encontrar seguridad en países cercanos.

Lamentablemente, para muchos de los migrantes y refugiados, la travesía se torna difícil cuando no solo reciben abusos de toda clase durante el camino, sino también cuando simplemente no logran subir a algún medio de transporte, no consiguen la suficiente comida para sobrevivir o las adversidades que significan las condiciones climáticas impiden su trayecto y, por ende, se ven obligados a dejar el camino.

En el año 2015, más de un millón de personas llegaron al sur de Europa en botes. De esta cantidad, un 84% provenía de los 10 países que producen más refugiados como Siria, Afganistán, Irak, Somalia, Sudán del Sur, República Centroafricana, Myanmar, Eritrea, Sudán y República Democrática del Congo.  En ese mismo año, al menos 850.000 personas cruzaron el Mar Egeo desde Turquía hacia Grecia y cerca de 3.770 personas murieron o fueron reportadas como perdidas en el Mar Mediterráneo. Los niños representaron el 31% del total de las llegadas, muchos de ellos separados o no acompañados, que requerían atención y cuidados especiales, esto según los datos reportados por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Ser un migrante o refugiado es un reto difícil, no solo durante el proceso de traslado de un lugar a otro y el hecho de pasar incertidumbre en el camino, sino también, al cruzar la frontera y afrontar los desafíos que surgen al llegar a su destino, debido a que una vez dentro de él tienen que buscar trabajo, informar a sus familiares de que están bien y ahora, soportar los abusos y la discriminación que reciben por ser inmigrantes o refugiados. Esto último, termina limitando el potencial y el gran aporte cultural, económico y social que las personas en esta situación pueden ofrecer.

En mi opinión, manifiesto que como seres humanos viviendo en una misma sociedad, podemos ser un factor de cambio para mejorar las condiciones y la calidad de vida de nuestro entorno como ciudadanos. Trabajar JUNTOS por el bien común es tarea de todos y cada uno de nosotros es responsable de comprender las distintas problemáticas que hay hoy en día, no solo en nuestro país, sino también en el resto del mundo para así encontrar caminos eficaces en la resolución de conflictos y fenómenos sociales como es el tema aquí abordado.

ADCA8049153844C4B69A0F3FF10A4F4B

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *