Loading...
Dossier

Cartas póstumas

La Dra. Jana Petrzelova de la Facultad de Psicología UAdeC junto con un equipo de trabajo se dieron a la tarea de revisar 99 cartas póstumas en las cuales se descubrieron características en común de los suicidas y razones principales por las cuales se opta por el suicidio.

Un rasgo de los más comunes en los suicidas es la impulsividad.

En los jóvenes es común el bajo rendimiento académico, lo cual provoca fácilmente el estrés. En el área emocional sobresale la falta de afecto proveniente de los padres, en especial con la madre de manera muy temprana en la infancia.

Muchas de las veces hay baja autoestima y sentimientos de inutilidad o desesperación porque no hay éxito en su vida. Existe un notorio estado de tristeza, depresión y desesperanza, al llegar la desesperanza es cuando por lo regular las personas se suicidan, al ver que ya no hay salida a sus problemas.

Algunas señales que se puede detectar en casa y en la escuela y a las que debemos estar atentos son el cambio de comportamiento, regalan sus cosas personales, se encierran y aíslan socialmente, y es muy notoria una tristeza prolongada. (Petrzelova, 2016)

De acuerdo con estadísticas del INEGI (Instituto Nacional de Estadística) y el INP los principales móviles de suicidio, tanto en hombres como en mujeres, son:

  • el disgusto familiar (27% hombres y 35% mujeres),
  • causas amorosas, (9% hombres al 10% mujeres) y
  • las enfermedades mentales o físicas (6% hombres y 2% mujeres).
  • Aunque en la mayoría de los suicidios se desconoce el motivo (32% hombres y 30% mujeres) y el resto (26% hombres y 21% mujeres) tienen motivos variados.
  • En los niños, el principal motivo pueden ser los problemas familiares (conflictos con los padres, como maltrato, violencia humillaciones y castigos) o incluso escolares (reprobar un examen, ser humillado en el salón de clases, pelearse con un amigo, etc.) (por no cumplir con las expectativas de los padres o de seres queridos),
  • la sensación de fracaso (en expectativas que otros o él mismo había generado en sí mismo),
  • la autocompasión y soledad (porque piensa que nadie lo quiere, lo acepta o lo entiende),
  • el deseo de venganza (el deseo de dañar a la persona a la que culpan de sus problemas),
  • el sadismo (agresión autodirigida con fuertes sentimientos de inferioridad y baja autoestima)
  • desesperación (ansiedad, depresión miedo, cansancio)
  • el deseo de reparación y renacimiento (deseo de tener una vida satisfactoria en otro lugar), y
  • la desesperanza (niega existan posibilidades de tener una vida mejor), indica el doctor Alejandro Aguila.

 

Por: Daniela Siller

Imagen destacada: Dibujo de Saul Steinberg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *