Loading...
DossierViolencia de género

Cifras que lastiman

Por: Flor Jomarely Tobías Ortiz

Al pasar de estos días me ha sido difícil sacar de mi cabeza algunas cifras, es triste enfrentarme a tal realidad numérica. Me topé con un artículo “Cada 4 horas se comete un feminicidio en México”, de la pagina web Regeneración que dejó en mí una serie de números haciendo eco en la mente, pues las cifras que proporcionaba dejaban de ser vacías al tratarse de personas lo que se representaba en ellas; ese amargo sabor de boca y la rabia que me produjo el saber que, en México, a lo largo de los últimos diez años, 22 mil 977 niñas, jóvenes y mujeres adultas de todas posiciones sociales y entidades federativas  han sido forzadas a cerrar sus ojos y apagar su futuro de maneras violentas, dolorosas y penosas.

Porque después de conocer la desagradable cantidad de mujeres que han sido asesinadas, me doy cuenta de que la promesa que hacen a diario los grupos feministas, la población y el gobierno, de ni una más solo se lanza al viento y no hemos sabido cumplirla. Porque en lugar de erradicar la cultura machista de nuestro país, la hemos sembrado más, ¿cómo? Al seguir permitiendo que los medios y nuestra sociedad martiricen a quien le arrancaron la vida.

Al juzgar a la víctima (cómo iba vestida, la hora en que se encontraba fuera de su casa, las compañías con las que se encontraba y mil excusas más que la sociedad genera para seguir ignorando el hecho) y no al agresor, le restamos responsabilidad, se justifica a éste y se aportan excusas para que se siga repitiendo este terrible acto de machismo.

Si dejamos de normalizar el acoso callejero al nombrarlo “piropo”, si alzamos la voz por aquellas compañeras de trabajo a la que los superiores no dejan de hostigar sexual y/o mentalmente, si en el transporte público defendemos a esa joven que un extraño no deja de incomodarla con la mirada o con palabras lascivas, este problema irá perdiendo sus fuerzas.

Decir es la cultura machista del país no hace que el agredir, violentar y matar a una mujer sea normal y se justifique. Cambiemos esa mentalidad donde la mujer es un ser inferior.

Todos tenemos el poder de que en nuestro México se deje de restar una mujer cada cuatro horas.

Restemos el miedo de las mexicanas de salir a la calle, de alzar la voz por lo que quieren, de vestirse, viajar y hacer lo que deseen, puesto que cada persona es dueña de sí misma y de nadie más.

Aunque llegue a sonar utópico, realmente espero que pronto deje de aumentar esa horrible cifra.

¿Será que todo ha evolucionado, menos nuestra mentalidad?

 

Imagen destacada: Maritza Piña (OCAC Chile)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *