//El polémico «Article 13»: la censura de la que el Internet no está a salvo

El polémico «Article 13»: la censura de la que el Internet no está a salvo

Por: David Cárdenas Medellin

Tiene ya un rato en el ojo del huracán tecnológico y digital la discusión y posibles resultados del polémico “Article 13” de la “Directive on Copyright in the Digital Single Market” dentro de la Unión Europea.

Pongámonos en contexto y más adelante retomo esta idea de la directiva.

Sabemos que la Unión Europea es una asociación económica y política que agrupa a bastantes países de Europa, en específico, 28 países. Su antecedente más próximo es en 1951 cuando Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y países bajos se asociaron dentro de una comunidad europea del carbón y del acero (elementos claves para la guerra). A partir de ahí y con las necesidades económicas de superar a Estados Unidos como economía y agrupación, se va dando.

Por tanto, tienen una moneda, un himno, una bandera, tanto de cada país miembro como de todos juntos. Eso implica, pues, que toman decisiones juntos y lo que decidan todos en parlamento afectará a cada uno en lo singular. Claro que tiene sus ventajas y desventajas, pero explicarlas o siquiera mencionarlas superaría el propósito y alcance de este artículo.

Llegamos entonces a lo que nos atañe. Por su nombre conocemos que son una unión; un equipo, una sociedad de derecho, y conocemos que deben legislar o establecer pautas para que los miembros legislen acorde a lo aprobado. Hace meses se presentó dentro de este parlamento a nivel Europa, una legislación más estricta de acuerdo con lo relacionado a los derechos de autor y copyright en el medio digital (en palabras más familiares, plataformas de redes sociales como Facebook, YouTube, Twitter, etcétera). Todo viene detallado en el artículo 13 de la mencionada directiva (de ahí que quiera establecer dirección respecto a la legislación).

Lo más interesante que reside en esta nueva directiva es que la diferencia que antes había entre grandes empresas productoras y nosotros, pequeños consumidores, era esa misma: quién producía qué y quién consumía qué, era una dualidad. Hoy en día, pleno 2019, auge de la tecnología y redes sociales, cualquiera puede crear contenido desde casa superando relativamente los problemas de antes con las grandes productoras.

Las situaciones posibles o los supuestos de conducta relacionados al copyright y el uso indebido de este por terceros eran regulados por la E-commerce Directive. Que básicamente dice que, si un creador de contenido en algunas plataformas digitales no acata la ley, el responsable de haber desacatado la legislación es ese mismo creador de contenido, no la plataforma digital. En este caso, aquellas plataformas digitales tendrán la responsabilidad indirecta de borrar o impedir que se consumiera ese contenido que infringía lo estipulado. Bien, con el artículo 13 la plataforma digital sería el responsable de estar permitiendo que sus usuarios suban contenido con copyright.

No obstante que ya hay filtros en las aplicaciones o sitios web que a través de algoritmos detectan estos posibles infractores, no son tan agresivos como el artículo 13 estipula que lo sean.

La CEO de YouTube, Susan Wojcicki, ya se ha pronunciado ante este nuevo sistema de bloqueo de contenido con posible copyright, mencionado que es imposible que al menos una plataforma como YouTube cumpla con aquellas regulaciones que pretenden implementarse. ¿Por qué? Por incapacidades tanto tecnológicas (o técnicas) y financieras.

Y no solo para empresas como Facebook o YouTube, al menos como se ha planteado este artículo; estará afectando a toda la población consumidora de contenido o productora del mismo. ¿Cómo lo hará? con bloqueos. Bloqueos a videos, imágenes, análisis, hay quien especula de memes baneados (incluso cuando tengas el derecho legal de hacerlos, ya que el fair use lo permite). Es decir, si sucede como se plantea, si estás en Europa y subes un video con POSIBLE uso de elementos con copyright, no podrá mostrarse al menos en Europa; lo mismo que si fueras un creador de contenido del extranjero y tengas consumidores en Europa, tu contenido no podría ser consumido allí. Esto trae como consecuencia una especie de aislamiento de Europa con el mundo digital y de interacción social tecnológica, ¿Por qué? Porque recursos didácticos tan útiles como videos académicos o análisis de películas o de arte o de literatura, música, tendrán contenido que no es del productor chico, provocando bloqueos que tendrán que superarse con dinero, abogados, tiempo que tal vez las grandes empresas sí tengan, pero no los pequeños productores.

Pienso que esto podría dar comienzo a fuga de talentos, malestar social y por supuesto económico. Desde luego, todos estamos de acuerdo con proteger los derechos de propiedad intelectual porque de ahí se come, se produce dinero. No obstante, es imposible que se censure de tal manera la cultura al dejar de lado el uso legítimo de los contenidos con copyright, además de ser imposible darles la utilidad de todos los derechos disponibles en, por ejemplo, una canción. Por supuesto que aún es incierto todo, ya que la discusión se retomará dentro de unos meses, esto debido a que el parlamento a nivel Europa celebrará comicios este 26 de mayo del 2019, no obstante, estas pueden ser las posibles consecuencias de aprobarse como tal lo que se estipula, vulnerando y dejando (como he dicho) aislados a los mercados digitales. Dejaré links que explican mejor lo que yo traté de explicar y resumir con mi nula (o inexistente) capacidad de escribir para nuestros queridos lectores. Si bien no somos europeos, es una cuestión de derecho internacional (y globalización cultural) en algo que todos usamos día a día que implicará a creadores de contenido de todo el globo que tengan mercado en Europa.

https://saveyourinternet.eu/

https://www.youtube.com/intl/es/saveyourinternet/

https://youtube-creators.googleblog.com/2018/11/i-support-goals-of-article-13-i-also.html

https://www.theverge.com/2018/11/12/18087250/youtube-ceo-copyright-directive-article-13-european-union