Loading...
Uncategorized

EXHORTO

14741216_1233154673396728_630549889_n

Edgar Vicuña

 Optimus ille animi vindex, laedentia pectus
vincula qui rupit, dedoliutque semel*

 -Ovidio

Tú eres tú y tus experiencias

Los ideales, por experiencia y opinión personal, son creados a fin de las vivencias y el aspecto social donde te desenvuelves. Naces amando u odiando ciertos comportamientos, actitudes o ideas de tus primeros círculos de desarrollo; después, con el paso del tiempo, terminarás sucumbiendo al automatismo social, o siempre tendrás el deseo de fracturar esa rutina. De ahí surge la siguiente pregunta ¿Qué tan fuerte debes ser para defender tus ideales?

En nuestra sociedad el sentir suele ser pesimista. La gente día a día sucumbe y ahoga sus deseos de fracturar la rutina que se ha tenido a partir de la madurez, a estos rumbos donde cada vez es más difícil encontrar a alguien que alce la mirada al cielo. Por regla general te conviertes en fatalista: en un panorama positivo, lo peor de todo es enfermarse, dejarse contagiar por eso que de joven jurabas destruir, jurabas nunca ser. ¿Cómo lo haces? Te tientan, te ofrecen ser parte de la empresa, te compran tus aires de libertad, la esperanza de ser mejor, de trascender, de compartir y enseñar eso que añorabas en la infancia.

Una de las virtudes que más valoro en las personas es la fortaleza, dado que gracias a quienes la ejercitan me he inspirado a ser fuerte. La fortaleza en defensa de las ideas es el arma más importante. Sin embargo debe estar siempre acompañada de sus hermanas virtudes: templanza, prudencia y justicia. Teniendo estas herramientas para el control y la constitución de la mente, sin ellas solo nos convertiremos en el terco que solo insiste para establecer su punto sin atender a los demás, sin construir, simplemente criticando.

 “Los ideales son la esencia: sin tu esencia eres todo, menos tú”

Exhorto:

Defiende tus ideas, lucha por ellas: haz ruido, y si alguien llega a escucharte, siembra tu pensamiento y este nunca morirá. Atrévete a cambiar el mundo, cumple tu sueño, no sucumbas ante la empresa: sé fuerte. Estoy consciente de que es una tarea difícil y no todos tenemos esa entereza para seguir adelante, pero sé prudente, aprende a escuchar: nunca llegaremos lejos si estamos solos, somos más fuertes en equipo. Aprende a conciliar ideas pues esto no es solo para ti, es para nuestros padres, hijos, nuestra sociedad, nuestra patria.

“Ningún pueblo muere si a este le sostienen las virtudes de sus hijos”

Juan Antonio de la Fuente Cárdenas

 

  • “El mejor libertador de aquel espíritu fue quien rompió las ligaduras que le ataban el pecho y dejo de sufrir de una vez por todas” Ovidio, Remedia amoris, vv, 293-294

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *