Loading...
¿Qué ver?

Hablemos de The Punisher

Balas, sangre, venganza, encubrimiento, corrupción, conspiración gubernamental, traumas post guerra entre otros temas, llegan este cierre de año a nuestras pantallas de la mano de The Punisher

Creada por Steve Lightfoot (Hannibal) y producida por Marvel Television en asociación con ABC Studios, la serie nos presenta a Frank Castel (Jon Bernthal) ahora con el nombre de Pete Castiglioni tratando de reconstruir su vida con un perfil bajo, trabajando en una construcción, hasta que de alguna forma su tormentoso pasado lo alcanza.

A diferencia de las producciones para la pantalla grande, la cuales tienen un toque infantil y bromista, en la televisión Marvel mantiene su línea oscura, cruda y por supuesto mas realista de la mano de personajes que tienen una vida dura, problemas reales que, aunque suceden en un mundo irreal, nos resulta más fácil identificarnos, como lo son el crimen en las calles, la muerte de inocentes y la forma poco ética en la que los gobernantes y la autoridad ejercen el poder.

Con el pasar de los capítulos vamos conociendo más de Frank Castle, su sentir acerca de la perdida de su esposa e hijos, el trauma que lo aqueja cada mañana de su vida y cómo era en su antigua vida de marine en el ejercito de los Estados Unidos, donde participó en la operación “Cerberus” comandada por William Rawlins (Paul Schulze) en Afganistán, junto a su gran amigo Billy Russo (Ben Barnes) y otros más miembros de las fuerzas especiales.

En dicha operación el equipo debía eliminar a objetivos de alto rango del enemigo.

ALERTA DE SPOILER

Aunque resulta ser un encubrimiento para llevar droga a los Estados Unidos escondida en los cadáveres de soldados estadounidenses caídos en batalla.

Al filtrarse esa información, los altos mandos fueron cazando uno por uno a quien tenía el conocimiento de esto, entre ellos Castle, sus compañeros de escuadrón, y un analista de la NSA de nombre David Lieberman (Ebon Moss) quien finge su muerte para escapar, entre otros. Lieberman y Castle junto a la agente de seguridad nacional Dinah Madani (Amber Rose) buscarán a los culpables para hacerlos pagar, aunque por distintos medios.

FIN DE LA ALERTA DE SPOILER

Una tema muy importante que toca la serie y que ayuda a entender el trasfondo de los personajes es cómo afecta la guerra a los soldados cuando vuelven a casa. Se encuentran un mundo al que no están acostumbrados, se enfrentan a una realidad donde los “valores americanos” que les son inculcados en la milicia como la libertad no son del todo cumplidas en su propia tierra; explora cómo se sienten utilizados, sin mencionar las secuelas psicológicas con las que deben cargar que afectan tanto a ellos como a sus familias.

Esto ayuda mucho al espectador a entender el modo de actuar del protagonista sin tener mucha necesidad de ver sus apariciones en otras series o adaptaciones.

La producción se da el lujo de cambiar el motivo de la muerte de la familia Castle, reescribiendo así el origen del objetivo primario de la cruzada que enfrenta el protagonista, dándole un toque conspirativo y de castigo, lo cual encaja perfecto en el tiempo y contexto actual.  Ahora la gente teme más a sus propios gobiernos, al espionaje de la NSA, etc.

Originalmente la muerte de la familia recaía en manos de las oleadas criminales de los 70s y 80s, motivando al Punisher a limpiar la ciudad de Nueva York, cosa que nuestra generación ya ve muy en el pasado. Un cambio por el que también pasaron otras series como “X-Files” en su nueva temporada.

Como serie individual es muy buena, solida, no ocupa llenar de referencias para satisfacer al fan de comics, nos da un objetivo underground para los protagonistas que tiene su punto más alto sobre el final de la temporada, unas escenas de acción increíbles y bien logradas, los golpes directos, a matar, la forma en la que corre la sangre hace justicia a las páginas de historietas, que sin duda lo otorga la clasificación C.

Cabe mencionar la pequeña referencia de Castiglioni, ese fue el apellido original de Frank en los comics, cambiado hace más de 30 años por la forma anglosajona “Castle” con la que se mantiene hoy en día.

Por su parte Bernthal entrega un gran castigador, le da su toque, pero proyecta bien ese Frank de los cómics, fiel a sus principios, a su causa y dispuesto a morir cada día de su vida. Un hombre que nunca pierde de vista su misión y objetivo, aunque el mundo lo vea como un monstruo, la adaptación ideal de la figura del “antihéroe” ese que consigue el objetivo y hacer el bien sin importar cruzar la línea de lo moral.

A diferencia de “Defenders” esta serie sí se toma los tiempos para todo, desarrolla al personaje y los eventos fluyen, te deja con ganas de más y estoy completamente seguro de que tendremos Punisher para rato y seguramente volverá con una segunda temporada o con apariciones especiales en otras producciones. Una lástima que aún no den el visto bueno para que esta clase de personajes den el salto al cine, quizá no es su lugar, quizá no sea su tono, pero es algo que todos los fans queremos ver.

La serie se estrenó el 17 de noviembre y su primera temporada de 13 episodios se encentra disponible en el catálogo de Netflix.

Por: Charly Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *