Loading...
Vida Universitaria

Jurisprudencia UAdeC: Manual de supervivencia

“No era amor, era grilla”

Vox Populli

Descubrirás que entrar a esta escuela será como si te contrataran como elenco para salir en la serie Bojack Horseman de Netflix: hay mucho alcohol, abundan las fiestas, el sexo y es una debacle emocional permanente mientras tratas de convivir con personas a las que sólo les importa cómo vistes y a dónde sales.

Es la escuela de Derecho más antigua del estado, incluso anterior a la misma universidad de la que han salido cuanta cantidad de personajes ilustres te imagines. Tradicionalmente ha sido una escuela con tendencias positivistas con inclinación marcada al derecho civil y penal, también es cierto que es una escuela de derecha, para algunos docentes es pecado que hables de masonería o de progresismo.

Desde el primer día de los cursos de inducción te van a “grillar” —término utilizado por los que saben para referirse a la acción de entablar una relación amorosa o de amistad con los alumnos nuevos con el único y fundamental objetivo de obtener su voto— te van a invitar a salir, a fiestas, a cafés, incluso habrá quien se interese en ti románticamente pero pasando las elecciones ya nadie te va a hablar y te quedarás casi sin amigos, de ahí la mítica frase: no era amor, era grilla.

Las campañas son muy divertidas, es una guerra por obtener la simpatía a través de fiestas y carnes asadas que vas a disfrutar. Un debate digno entre un Bronco vs otro Bronco donde los simpatizantes de las planillas se quieren matar. Hay personas que se lo toman muy en serio y se hacen enemigos de por vida, Eso sí, te aconsejo que le pongas más atención a los consejeros directivos que a la sociedad de alumnos, pues los consejeros deciden sobre la contratación de maestros, horarios, presupuestos y cuotas. Mientras tanto la Sociedad de Alumnos Antonio Caso (SAAC) administra las nada despreciables pedas y la recién inaugurada cafetería.

Te van a ofrecer una beca de PRONABES si te afilias al PRI pero debes fingir en la encuesta que vives en pobreza extrema, aunque estoy seguro que con el nuevo gobierno federal se la van a pelar. También te van a invitar a la Red de Jóvenes por México del PRI dentro de las primeras dos semanas, es tu pedo si le entras, a un compa lo invitaron, le tocó pegar calcas en una campaña local y luego se hizo viral, hasta salió en el Deforma. (#lordcalcas)

La mayoría de las clases son impartidas bajo el esquema de la cátedra magistral que no es otra cosa que el maestro recite de memoria pasajes de los libros y las leyes. No esperes mucho, agarra un libro, busca artículos, ser autodidacta es la mejor idea si quieres aprender derecho.

Pide fichas, son una especie de resúmenes sobre las materias, pídeselas al matado del salón, porque hay gente que copia y pega el código. Los maestros están en contra de esto pero te van a preguntar literalmente todo lo que viene en ellos, la mayoría de los vatos no se han actualizado en 10 años, son los mismos apuntes, los mismos exámenes.

No te decepciones si repruebas o sacas una mala nota, la verdad es que quienes van a salir mejor beneficiados en este aspecto no serán los mejores académicamente sino las personas atractivas físicamente, generalmente los blancos, los ricos y por supuesto los priistas o hijos de políticos. No te preocupes, el kardex no sirve de nada en los tribunales.

A pocas personas les vas a interesar genuinamente, lo mismo con los maestros, les vales verga, solo ven en ti un voto para su futura campaña a director. Hay excepciones claro, siempre puedes acercarte a buscar apoyo con Oscar Nájera Davis, Francisco Yañez Armijo, Alberto Campos, Baltazar Guerrero, Víctor Sánchez, Gerardo Garza, Cavazos, Gerardo Blanco, Onésimo Flores, Ildefonso Verduzco.

Si no quieres problemas te recomiendo llevar clase con: Rojo, Campos Olivo, Teresita, Larissa, Kalionchis, Leal Cota, Katy Salinas, Juan José, Víctor, Balta (nunca falta), el Pantera, Gerardo Garza Valdés, Cavazos, Nájera Davis, Onésimo, Julia Xóchitl, Marisol. Pregúntale al Dr Víctor cualquier cosa, sabe todo. Si quieres aprender amparo acércate a Ramos Maldonado.

Los docentes que te harán sufrir definitivamente son: Treviño, Armijo, Simón, Gloria Martha, Galván Tello, Valeriano. Si quieres graduarte no lleves clases con este último en tu décimo semestre, tiene una filia extraña por reprobar grupos enteros al final de la carrera y la materia de Bancario que imparte no está actualizada desde 1988.

Nunca nunca nunca nunca mezcles: Chávez + Trevino + Armijo. Al menos en mi experiencia resultaron buenos docentes, aprendí chido pero la mayoría de mis compañeros de clase recursaron una o más clases de los anteriores. A esta mezcla se le conoce como el grupo de la muerte, así como si a México le tocara jugar contra Francia, Brasil y Holanda en el mundial.

Pregúntale a la Lic Gloria en la clase que da en primer semestre sobre su historia de canibalismo en Africa y pídele que te lea la mente o que hable al revés.

Hay un grupo al que se les denomina “los morados”, se juntan en las canchas, venden mota y su jefe se hace llamar Dr Cannabis. También se hacen llamar “La Academia”. La contraparte de ellos es llamada “la mafia del poder” en la cual ocasionalmente me incluyo pues es la administración actual de la Facultad. Vas a conocer lo que son las “líneas”; son pequeños grupos políticos al interior de la escuela que se disputan el poder apoyando a candidatos docentes como alumnos de la institución, las alianzas cambian en cada elección pero por default podría mencionar algunos que históricamente han permanecido: la Old School: Armijo, Valeriano, Gerry; los Doctores: Alma Delia y Centeno; Pepe Moreno es su propia línea; Garza Serna también, aunque es morado de closet.

Las fiestas son lo mejor. Siempre pasa algo inverosímil, casi siempre se realizan en la palapa puerta de hierro —a.k.a. Palapa de Villaseñor— porque es el único lugar donde toleran nuestro desmadre. Nunca aceptes bebidas que no te sirvan frente a ti, te van a intentar drogar.

No es mi intención desanimarte, es una experiencia muy divertida y la exigencia académica es mínima, memorizas y listo. Te advierto que sí es un desgaste emocional porque todo se lo toman muy en serio, aunque en medio de este desmadre sí podrás encontrar personas con mucha empatía, se van a preocupar por ti y te van a apoyar. Te aconsejo no perderte ninguna fiesta, asistir a la mayoría de los Jueves de Juris, pero también inscribirte a cada capacitación y conferencia porque ni una sola cosa que te enseñen en la escuela te va a servir en la vida real.

La mayoría de los maestros son abogados postulantes, así que se van a esforzar por impresionarte con la teoría y dejarte en la ignorancia por lo que hace a la práctica para que no les hagas competencia.

No olvides echar a los alumnos del Ateneo de las instalaciones, van a rayar el mobiliario y a robarse por alguna extraña razón el papel higiénico.

A estas alturas te preguntarás, ¿entonces qué tiene de bueno Juris? Pues mucho, hay una parte considerable del alumnado que está consciente del privilegio que es estudiar en una escuela pública subsidiada con los impuestos de la gente trabajadora y por ello hacen iniciativas sociales como “Back to school” que reúne útiles escolares para los niños de las colonias en la periferia de la ciudad o “Lobos al Rescate” que hace brigadas de rescate de zonas verdes en la Sierra de Arteaga y Zapalinamé. También hay brigadas de asesorías jurídicas gratuitas a las colonias. También se tiene una cierta ventaja en el mercado laboral sobre los demás, pues quienes integran los poderes ejecutivo, legislativo y judicial suelen ser egresados de esta escuela y en mi experiencia, me he topado con gente que te abre las puertas para practicar o apoyarte en proyecto de beneficio social.

Las puertas de la dirección siempre están abiertas para recibir a todos los alumnos y si tienes algún problema ten por seguro que la Lic. Sofía Hernández Elguezabal hará lo posible por solucionar tu asunto.

Te recomiendo en particular acercarte a los concursos de juicios orales, te van a permitir conocer gente en todo el país, sobre todo operadores del poder judicial federal y personalidades como ministros de la Suprema Corte.

A pesar de todo lo malo, vas a terminar amando este lugar. Como dije alguna vez “te enamoras  en Jurisprudencia o de Jurisprudencia”, así te va a pasar y la vas a defender a muerte cuando se trate de competir contra otras escuelas.

 

Por: Giovanni Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *