Loading...
Ciencia y TecnologiaOpinión

La reforma energética avanza de forma ambiental en México

Por: Juan Manuel González Zapata

El modelo capitalista acarrea consigo evolución tecnológica que modifica nuestro día con día a gran velocidad y adquirimos satisfactores de vida inmediatos que tienen como consecuencia el desgaste ambiental. Por ejemplo, desde que Henry Ford empleó la producción de autos en cadena (en masa) se hizo más fácil comprar uno porque los costos disminuyeron, y en la actualidad es aún mucho más sencillo adquirir un vehículo aunque sea de segunda mano.

La gran cantidad de vehículos circulando aumentó exponencialmente la contaminación en las ciudades orillando a los gobiernos a crear políticas públicas encaminadas a la protección del aire, tal es el caso del programa ‘’Hoy no circula’’ que tiene como fin limitar el flujo vehicular en las delegaciones de la Ciudad de México y los municipios conurbados del Estado de México a fin de minimizar las emisiones presentes en la atmósfera y de esa forma procurar la salud pública. Para determinar cuáles automóviles no circulan algunos días, se hace un proceso de control llamado verificación vehicular en el que se revisan particularmente las emisiones de cada auto y se les clasifica en 6 categorías. Pueden circular todos los días aquellos automóviles que hayan obtenido el holograma exento en la verificación por su baja contaminación y los que usen energías no contaminantes como la solar y la eléctrica, el problema es que gran porcentaje de la energía eléctrica de la CFE es producida mediante el uso de combustibles fósiles, es decir, contaminando.

El petróleo, el carbón y el gas natural son combustibles fósiles que se formaron hace millones de años a partir de restos orgánicos y son clasificados como recursos no renovables ya que no se reponen por procesos biológicos inmediatos y en algún momento se van a agotar. Hay cifras que estiman que sólo quedan 8 años de petróleo en las reservas de PEMEX. Sumado a esto, según un artículo publicado en Forbes el agotamiento de las reservas petroleras es precisamente una de las principales consecuencias que trae aparejada la reforma energética, es decir si nos quedaban pocos años la propia reforma hará que se acaben las reservas en un lapso menor.

De ahí surge la importancia de contemplar las energías alternativas en nuestro país, además era indispensable la apertura del mercado energético para mejorar la calidad de los combustibles, que rindan más y contaminen menos. A partir del 15 de Junio comenzó el libre comercio de gasolina y diésel en los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, y el municipio de Gómez Palacio, Durango, lo que debe traducirse en una mayor oferta de servicio para los consumidores.

Una de las críticas a la reforma energética y el libre comercio de combustibles son el constante aumento de los precios y que las empresas lo podrán fijar a su arbitrio dejando de lado los subsidios estatales.

Al contrario de lo que muchos populistas de izquierda nos quieren hacer pensar, estos subsidios no son tan benéficos como los plantean, por ejemplo; entre menos ingresos tienes, menos gasolina consumes, por lo que te ves menos beneficiado por el subsidio. Además tienen poca eficiencia en cuanto a redistribución e incentivan el consumismo irresponsable que daña al medio ambiente, ya que subsidiar el combustible fósil es hacerlo mucho más accesible y de ese modo incentivar el consumo poco reflexionado.

Es necesario comenzar a apostar por fuentes alternativas a los combustibles fósiles que generen un estilo de vida autosuficiente mucho más sustentable, saludable y equilibrado, tan sólo en este año el uso de energías limpias como la solar y la eólica se han incrementado 170% en nuestro país.

 Sobre todo la energía eólica (generada por el viento) que es renovable y tuvo presencia por primera vez en nuestro México cuando se instaló el parque ‘venta I’’ en Tehuantepec en el año 1994. Actualmente México está apostando de manera primordial al desarrollo de los parques eólicos, en 2017 de la mano de la Secretaría de Energía los estados de Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León han inaugurado parques de energía alternativa que servirán para compensar el desabasto de hidrocarburos.

Utilizar este tipo de energías es más amigable con la atmósfera y aunque desde 2007 tomaron fuerza en nuestro país, apenas se comienzan a ver frutos definitivos.  En la economía global para México, desarrollar energías limpias está siendo una opción  económicamente más rentable, por eso es que la reforma energética a pesar de que ha sido tachada por los fanáticos de la izquierda de consumista y desalmada parece ir caminando de la mano con la protección al medio ambiente, dejando a un lado la voracidad del capitalismo.

Nos queda esperar el aprovechamiento económico que Coahuila puede tomar por sus grandes extensiones de campo abierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *