Loading...
Ciencia y TecnologiaOpinión

La reforma energética avanza de forma ambiental en México

Por: Juan Manuel Gon­zá­lez Zapa­ta

El mode­lo capi­ta­lis­ta aca­rrea con­si­go evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que modi­fi­ca nues­tro día con día a gran velo­ci­dad y adqui­ri­mos satis­fac­to­res de vida inme­dia­tos que tie­nen como con­se­cuen­cia el des­gas­te ambien­tal. Por ejem­plo, des­de que Henry Ford empleó la pro­duc­ción de autos en cade­na (en masa) se hizo más fácil com­prar uno por­que los cos­tos dis­mi­nu­ye­ron, y en la actua­li­dad es aún mucho más sen­ci­llo adqui­rir un vehícu­lo aun­que sea de segun­da mano.

La gran can­ti­dad de vehícu­los cir­cu­lan­do aumen­tó expo­nen­cial­men­te la con­ta­mi­na­ción en las ciu­da­des ori­llan­do a los gobier­nos a crear polí­ti­cas públi­cas enca­mi­na­das a la pro­tec­ción del aire, tal es el caso del pro­gra­ma ‘’Hoy no cir­cu­la’’ que tie­ne como fin limi­tar el flu­jo vehi­cu­lar en las dele­ga­cio­nes de la Ciu­dad de Méxi­co y los muni­ci­pios conur­ba­dos del Esta­do de Méxi­co a fin de mini­mi­zar las emi­sio­nes pre­sen­tes en la atmós­fe­ra y de esa for­ma pro­cu­rar la salud públi­ca. Para deter­mi­nar cuá­les auto­mó­vi­les no cir­cu­lan algu­nos días, se hace un pro­ce­so de con­trol lla­ma­do veri­fi­ca­ción vehi­cu­lar en el que se revi­san par­ti­cu­lar­men­te las emi­sio­nes de cada auto y se les cla­si­fi­ca en 6 cate­go­rías. Pue­den cir­cu­lar todos los días aque­llos auto­mó­vi­les que hayan obte­ni­do el holo­gra­ma exen­to en la veri­fi­ca­ción por su baja con­ta­mi­na­ción y los que usen ener­gías no con­ta­mi­nan­tes como la solar y la eléc­tri­ca, el pro­ble­ma es que gran por­cen­ta­je de la ener­gía eléc­tri­ca de la CFE es pro­du­ci­da median­te el uso de com­bus­ti­bles fósi­les, es decir, con­ta­mi­nan­do.

El petró­leo, el car­bón y el gas natu­ral son com­bus­ti­bles fósi­les que se for­ma­ron hace millo­nes de años a par­tir de res­tos orgá­ni­cos y son cla­si­fi­ca­dos como recur­sos no reno­va­bles ya que no se repo­nen por pro­ce­sos bio­ló­gi­cos inme­dia­tos y en algún momen­to se van a ago­tar. Hay cifras que esti­man que sólo que­dan 8 años de petró­leo en las reser­vas de PEMEX. Suma­do a esto, según un artícu­lo publi­ca­do en For­bes el ago­ta­mien­to de las reser­vas petro­le­ras es pre­ci­sa­men­te una de las prin­ci­pa­les con­se­cuen­cias que trae apa­re­ja­da la refor­ma ener­gé­ti­ca, es decir si nos que­da­ban pocos años la pro­pia refor­ma hará que se aca­ben las reser­vas en un lap­so menor.

De ahí sur­ge la impor­tan­cia de con­tem­plar las ener­gías alter­na­ti­vas en nues­tro país, ade­más era indis­pen­sa­ble la aper­tu­ra del mer­ca­do ener­gé­ti­co para mejo­rar la cali­dad de los com­bus­ti­bles, que rin­dan más y con­ta­mi­nen menos. A par­tir del 15 de Junio comen­zó el libre comer­cio de gaso­li­na y dié­sel en los esta­dos de Chihuahua, Coahui­la, Nue­vo León, Tamau­li­pas, y el muni­ci­pio de Gómez Pala­cio, Duran­go, lo que debe tra­du­cir­se en una mayor ofer­ta de ser­vi­cio para los con­su­mi­do­res.

Una de las crí­ti­cas a la refor­ma ener­gé­ti­ca y el libre comer­cio de com­bus­ti­bles son el cons­tan­te aumen­to de los pre­cios y que las empre­sas lo podrán fijar a su arbi­trio dejan­do de lado los sub­si­dios esta­ta­les.

Al con­tra­rio de lo que muchos popu­lis­tas de izquier­da nos quie­ren hacer pen­sar, estos sub­si­dios no son tan bené­fi­cos como los plan­tean, por ejem­plo; entre menos ingre­sos tie­nes, menos gaso­li­na con­su­mes, por lo que te ves menos bene­fi­cia­do por el sub­si­dio. Ade­más tie­nen poca efi­cien­cia en cuan­to a redis­tri­bu­ción e incen­ti­van el con­su­mis­mo irres­pon­sa­ble que daña al medio ambien­te, ya que sub­si­diar el com­bus­ti­ble fósil es hacer­lo mucho más acce­si­ble y de ese modo incen­ti­var el con­su­mo poco refle­xio­na­do.

Es nece­sa­rio comen­zar a apos­tar por fuen­tes alter­na­ti­vas a los com­bus­ti­bles fósi­les que gene­ren un esti­lo de vida auto­su­fi­cien­te mucho más sus­ten­ta­ble, salu­da­ble y equi­li­bra­do, tan sólo en este año el uso de ener­gías lim­pias como la solar y la eóli­ca se han incre­men­ta­do 170% en nues­tro país.

 Sobre todo la ener­gía eóli­ca (gene­ra­da por el vien­to) que es reno­va­ble y tuvo pre­sen­cia por pri­me­ra vez en nues­tro Méxi­co cuan­do se ins­ta­ló el par­que ‘ven­ta I’’ en Tehuan­te­pec en el año 1994. Actual­men­te Méxi­co está apos­tan­do de mane­ra pri­mor­dial al desa­rro­llo de los par­ques eóli­cos, en 2017 de la mano de la Secre­ta­ría de Ener­gía los esta­dos de Coahui­la, Tamau­li­pas y Nue­vo León han inau­gu­ra­do par­ques de ener­gía alter­na­ti­va que ser­vi­rán para com­pen­sar el des­abas­to de hidro­car­bu­ros.

Uti­li­zar este tipo de ener­gías es más ami­ga­ble con la atmós­fe­ra y aun­que des­de 2007 toma­ron fuer­za en nues­tro país, ape­nas se comien­zan a ver fru­tos defi­ni­ti­vos.  En la eco­no­mía glo­bal para Méxi­co, desa­rro­llar ener­gías lim­pias está sien­do una opción  eco­nó­mi­ca­men­te más ren­ta­ble, por eso es que la refor­ma ener­gé­ti­ca a pesar de que ha sido tacha­da por los faná­ti­cos de la izquier­da de con­su­mis­ta y des­al­ma­da pare­ce ir cami­nan­do de la mano con la pro­tec­ción al medio ambien­te, dejan­do a un lado la vora­ci­dad del capi­ta­lis­mo.

Nos que­da espe­rar el apro­ve­cha­mien­to eco­nó­mi­co que Coahui­la pue­de tomar por sus gran­des exten­sio­nes de cam­po abier­to.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *