Loading...
Ciencia y Tecnologia

La Transición Energética; el resultado de una lección dolorosa del pasado.

Por: Juan Manuel Gon­zá­lez Zapa­ta

Duran­te muchos años los com­bus­ti­bles fósi­les en la eco­no­mía mexi­ca­na han ser­vi­do como un sopor­te mesiá­ni­co que hemos sobre­ex­plo­ta­do has­ta lle­gar al bor­de del colap­so.

Bas­ta con recor­dar las siguien­tes fra­ses; ”Apren­da­mos a admi­nis­trar la abun­dan­cia” y ”defen­de­ré el peso como un perro” y el año de 1981 cuan­do el gobierno enca­be­za­do por José López Por­ti­llo (Quien según una colum­na de Mire­ya Cue­llar es des­cri­to como un Muje­rie­go, inte­lec­tual, frí­vo­lo casi sin volun­tad al que se le podía ver acom­pa­ña­do de una actriz popu­lar del géne­ro ‘’fiche­ra’’ o dan­do pie a la recon­ci­lia­ción con la dama refi­na­da que era su pri­me­ra espo­sa.) apos­tó el futu­ro del país úni­ca­men­te espe­ran­za­dos en la abun­dan­cia del petró­leo, y lamen­ta­ble­men­te fue una apues­ta que per­di­mos.

Ese dolo­ro­so gol­pe ha que­da­do gra­ba­do en la memo­ria del pue­blo mexi­cano, inclu­so en las gene­ra­cio­nes que naci­mos des­pués de la déca­da de los 80’s y sin duda dio pie a tomar deci­sio­nes más refle­xio­na­das en mate­ria eco­nó­mi­ca-ener­gé­ti­ca, lo cual lle­vó a la refor­ma del 2013.

De for­ma com­ple­men­ta­ria, en 2015 se decre­tó la Ley de Tran­si­ción Ener­gé­ti­ca con el fir­me obje­ti­vo de que nues­tro país use por lo menos 35% de ener­gías lim­pias para sos­te­ner­se en el año de 2024. Lo que aca­rrea con­si­go varias ven­ta­jas en mate­ria ambien­tal al redu­cir emi­sio­nes y sobre todo en mate­ria eco­nó­mi­ca al no depen­der úni­ca­men­te de los hidro­car­bu­ros.

Res­tan 7 años para lle­gar a la meta y pare­ce que vamos por buen camino, pero fal­ta que se evo­lu­cio­ne de mane­ra más deta­lla­da en la regu­la­ción de las empre­sas trans­na­cio­na­les que gene­ran ener­gía lim­pia y en las sub­ven­cio­nes que el gobierno y la CFE pue­de apor­tar para las comu­ni­da­des de esca­sos recur­sos y para las empre­sas mexi­ca­nas. Me pare­ce que debe­ría­mos apos­tar por dar­le pre­fe­ren­cia a los con­na­cio­na­les para vol­ver­nos un país más inde­pen­dien­te.

Ade­más entre los com­bus­ti­bles fósi­les y las ener­gías lim­pias exis­ten unas de cate­go­ría inter­me­dia que son ami­ga­bles con el medio ambien­te y más efi­cien­tes de con­su­mo y pre­cio. Tal y como el adi­ti­vo oxi­ge­nan­te crea­do a par­tir de eta­nol pro­ve­nien­te de la caña de azú­car cul­ti­va­da en nues­tro país, el cual es comer­cia­li­za­do por la empre­sa mexi­ca­na Oxi­fuel. Prue­ba cla­ra de que hay talen­to, sólo fal­ta apo­yar­lo.

Espe­re­mos que la eje­cu­ción de la refor­ma ener­gé­ti­ca y la pro­pia tran­si­ción ener­gé­ti­ca no se con­vier­tan en otra amar­ga lec­ción para el pue­blo mexi­cano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *