Loading...
DossierViolencia de género

La violencia contra la mujer: ¿todavía no te embona?

Cochisse Freyssinier y Dávila.

En el marco del mes conmemorativo para la sensibilización sobre la lucha contra el cáncer de mama, se lleva a cabo la Semana de la Mujer en la Facultad de Jurisprudencia, como un evento de impacto que busca poner de relieve la problemática, no sólo de salud, sino genéricamente, de la discriminación y violencia contra la mujer en el mundo.

El Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, que se celebra en todo el mundo cada mes de octubre, contribuye a aumentar la atención y el apoyo prestados a la sensibilización, la detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos.

Anualmente, se producen más de un millón de nuevos casos y cerca de medio millón de esos casos, terminan en un desenlace fatal; el cáncer de mama es una enfermedad que ataca principalmente al género femenino y, por otro lado, suele ser mortal en países de bajos y medios ingresos.

Pero, sin dejar de lado la importancia que tiene la sensibilización del cáncer de mama, quiero hablar de la situación que, día con día, se vive en este y en cientos de países más, la verdadera nota roja en todos los diarios y noticieros de nuestro país: la violencia sistematizada contra la mujer.

Las Naciones Unidas definen la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada”.

Y es que, es importante rescatar esta situación en el mes de octubre y en relación a los eventos conmemorativos que se llevan a cabo en la facultad de Jurisprudencia, pues no es un tema que tenga fecha de caducidad, y aunque pueda parecer a los ojos de muchos, una situación que no debería generar tanto interés, que “también los hombres son asesinados”, que “el problema de género no es exclusivo de la mujer”, vaya que sí lo es, y me referiré a ello.

Una buena parte del vox populi asegura que, la violencia contra la mujer, no es realmente un problema de seguridad pública y que, en realidad, es hasta innecesaria la existencia de tantas regulaciones (esto en relación a México), días conmemorativos, festejos, eventos, y un largo etcétera. Sin embargo, la necesidad de todo lo anterior radica en una particularidad: la vulnerabilidad de un núcleo social.

Los grupos altamente vulnerables, por lo menos en nuestro país, gozan de ciertos beneficios que les permiten desarrollarse integralmente, en contra de diversas situaciones que menoscaban su forma de vida en la sociedad; a saber, existen en nuestro país un buen número de grupos vulnerables, entre los que destacan los indígenas, los menores de edad, adultos mayores, discapacitados, personas con VIH/SIDA, entre otros. Dentro de los anteriores está, por supuesto, las mujeres.

La razón de lo anterior no atañe a intereses particulares sino a una prevaleciente y sistemática discriminación contra la mujer en nuestro país y alrededor del mundo, que debe su origen a factores eminentemente históricos, sociales y culturales, que no son, por supuesto, un tema de moda solamente.

Las razones que dan origen y permiten la implantación y supervivencia de actitudes que violentan la tranquilidad de la mujer están arraigadas en el pensamiento de la sociedad que nace y se desarrolla en un marco de violencia de género que se normaliza con la reiteración de la conducta a través de la historia.

No en balde, el interés por la erradicación de la violencia contra la mujer se volvió un tema de la agenda internacional que tiene una prioridad por encima de muchos otros, pues se trata de una situación que no sólo afecta a la mujer; por más inverosímil que parezca, la violencia de género tiene víctimas indirectas que dañan y destruyen lentamente el tejido social, generando un ambiente de inseguridad y tensión para la población en general.

La implementación de planes y programas para la eliminación de la violencia contra la mujer funda sus objetivos en dos pilares esenciales: la concientización acerca del tema y la acción conjunta de diversos grupos para denunciar y castigar estas conductas. La conciencia generada por actividades en el mes de octubre, noviembre y diciembre acerca de la violencia de género permiten desarrollar un interés preeminente en el tema y lograr que la normalización de estas actitudes pueda ser erradicada.

Es importante destacar que, las actividades que se llevan a cabo en estos meses, no son únicamente un tema de la agenda nacional, sino internacional, pues si la población cierra su perspectiva a la problemática que se vive en México, estaría dejando de lado países que viven día a día la violencia contra la mujer y que, incluso políticos y clérigos, secundan como actitudes correctas e idóneas.

México vive hoy en día, en carne propia, la violencia contra la mujer, y se pone de relieve diariamente con noticias que nos acercan a las víctimas de mujeres asesinadas, violadas, golpeadas, ultrajadas, insultadas, menospreciadas y discriminadas, entre las que se encuentran jóvenes, niñas, ancianas, embarazadas, y cuantas más pueda imaginarse. ¿Esto no es un problema de género?

Puede juzgar independientemente lo que lea, pero, hasta en tanto uno no sufre en carne propia la mano ensangrentada de la violencia contra la mujer, no puede comprender el dolor e impotencia que sufren los padres, hermanos, amigos, parejas, etcétera, de las mujeres que viven situaciones como estas todos los días.

Evidentemente, no debería tratarse de un tema de la agenda internacional, pues la violencia no es algo que, en cualquiera de sus formas, tuviera relevancia mundial, sin embargo, esto se ha venido reiterando año con año, hasta llegar al punto de quiebre. Y el punto de quiebre sólo nos invita a revalorizar la problemática, tomar la seriedad que requiere, accionar, y cambiar.

Año con año se seguirán conmemorando las víctimas de la violencia hacia la mujer, año con año seguirán los eventos que tratan de concientizar acerca del tema, año con año seguiremos viendo notas sobre feminicidios, violaciones, abusos, discriminación, año con año seguiremos tratando voltear los ojos a otro lado, año con año diremos “es que el hombre también sufre violencia…”, año con año estaremos pensando “¿cuándo van a dejar de hacer tanto pedo por la mujer?”, y uno se pregunta año con año: ¿hasta cuándo vamos a poder dejar de conmemorar estos eventos?, ¿cuándo podremos decir realmente que, la violencia contra la mujer, ya no es un problema?, ¿cuándo vamos a poder dejar de preguntarnos si tu madre, tu hermana, tu novia, tu amiga, llegó a su casa?, ¿cuándo vas a dejar de decir que no es un problema?

Las imágenes fueron tomadas de la fotogalería “Día contra la violencia de género; huellas irreversibles”, del periódico “El diario”. La liga puede ser consultada en el siguiente enlace (http://www.eldiario.es/desalambre/Bangladesh-huellas-irreversibles_12_199600039.html).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *