Loading...
Arte y Cultura

Mi vida a través del teatro

Por: Pau­li­na Verin

Des­de peque­ña juga­ba a ser maes­tra. Sen­ta­ba a mis muñe­cos orde­na­dos enfren­te de mi piza­rrón de jugue­te y les empe­za­ba a “dar cla­ses”, pero recuer­do que mis cla­ses eran inte­rrum­pi­das en oca­sio­nes por mi her­ma­na, ya que tenía que ensa­yar las can­cio­nes de sus musi­ca­les. Me gus­ta­ba tan­to ver­la que me ilu­sio­na­ba estar en un esce­na­rio así como ella, y no fue has­ta que cum­plí los 8 años que se me dio la pri­me­ra opor­tu­ni­dad de estar en una obra de tea­tro musi­cal lla­ma­da “Un Amor en Vís­pe­ras Navi­de­ñas” con la cuál me di cuen­ta que yo per­te­ne­cía al esce­na­rio.

Pasó el tiem­po y cum­plí mis 13 años, y aun­que era peque­ña me emo­cio­na­ba mucho la idea de regre­sar al esce­na­rio cuan­do vi el anun­cio de un cas­ting para una obra de tea­tro musi­cal, así que no lo dudé y asis­tí jun­to con mi her­ma­na. Lamen­ta­ble­men­te no fui acep­ta­da. Una par­te de mí se sen­tía tris­te y desilu­sio­na­da pero otra par­te sabía que no per­te­ne­cía a ese lugar, apar­te no era el momen­to ni las per­so­nas ade­cua­das.

Pasó un año y vi el anun­cio de una com­pa­ñía inde­pen­dien­te que se lla­ma Espa­cio Escé­ni­co para hacer el cas­ting de la obra “Los Locos Addams”, en ese momen­to sen­tí que esta­ba lis­ta para regre­sar al esce­na­rio, así que me pre­pa­ré y asis­tí. Al lle­gar me di cuen­ta de que todos los que iban a hacer cas­ting eran mucho mayo­res que yo y muchos de ellos tenían expe­rien­cia en el esce­na­rio, así que tuve que cal­mar­me y cam­biar mi men­ta­li­dad a que sí podía obte­ner el papel que que­ría.

Un mes des­pués reci­bí la lla­ma­da de uno de los pro­duc­to­res de la com­pa­ñía dicién­do­me que que­rían que asis­tie­ra al call­back para el papel de Mer­li­na Addams, y efec­ti­va­men­te, me que­dé con el papel. Inter­pre­tar a Mer­li­na Addams fue una de las mejo­res cosas que me pudo pasar, me dio expe­rien­cia y apren­dí mucho.


En febre­ro 2017 Espa­cio Escé­ni­co puso la con­vo­ca­to­ria para las audi­cio­nes de su siguien­te musi­cal “Hairs­pray”, des­de ese momen­to empe­cé a pre­pa­rar­me vien­do el musi­cal, vien­do la pelí­cu­la, cono­cien­do a los per­so­na­jes, cono­cien­do la his­to­ria, bus­can­do el papel indi­ca­do para mí y fue ahí don­de cono­cí a Penny Pin­gle­ton. Me enamo­ré de ese papel, lo estu­dié, tra­ba­jé en él y esta­ba más que lis­ta para audi­cio­nar.

Esta vez no sufrí tan­to, pues reci­bí la lla­ma­da de uno de los pro­duc­to­res de la com­pa­ñía esa mis­ma noche dicién­do­me que asis­tie­ra al call­back para Penny Pin­gle­ton y Amber Von Tuss­le. Asis­tí al call­back para ambos per­so­na­jes y me que­dé con Penny, un per­so­na­je que me lle­nó de vida y ale­gría y estoy segu­ra de que la gen­te que tuvo la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar la obra tam­bién se sin­tió como yo.

Aho­ra estoy en la espe­ra del siguien­te cas­ting de Espa­cio Escé­ni­co por que sé que quie­ro hacer esto toda mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *