Loading...
Cine

Ocean´s 8: una estafa… más allá de la pantalla

Por Erick Villaseñor

Estamos en un momento algo preocupante dentro del cine: entre secuelas, precuelas, spin offs y remakes parece que no hay nada nuevo bajo el proyector. La presión cultural y lo políticamente correcto ha llegado a posicionarse también dentro del séptimo arte. La crítica no es hacia la diversidad cultural, de género o cualquier otro tipo de tema de inclusión, pero no estoy tan seguro que necesitemos unas Cazafantasmas, o como en este caso, 8 estafadoras haciendo exactamente lo mismo que habíamos visto en tres películas anteriores de la misma franquicia.

Después de salir de la cárcel, la hermana de Dany Ocean, reúne a un grupo de mujeres para cometer el atraco de una joya en el Met Gala en la ciudad de Nueva York. Velozmente acude a 5 mujeres, cada una de ellas con una habilidad especial para cometer el robo. Sandra Bullock, Rihanna, Helena Bonham Carter y Sarah Paulson forman parte del reparto que intenta sacar a flote a los personajes, pero no existe un desafío real. Gary Ross, director de Los Juegos del Hambre, lleva esta cinta de una manera dispareja y un tanto lenta en su segundo acto, donde las motivaciones de los personajes principales queda de lado y se centra la historia en un plan bastante complicado para robar una joya, pero convenientemente les resulta de manera sencilla.

Nos topamos con un guión bastante débil sujeto a suposiciones, creando huecos argumentales para que la historia continúe. Dejando de lado la intriga y lo complicado que puede llegar a ser un atraco de esta magnitud, y sobre todo traicionando la esencia básica de este tipo de cintas. No es pésima, resulta entretenida después de la primera hora. La fotografía de Eigil Bryld resulta atractiva a lo largo de la cinta, pero no aguanta la manera tan lenta en que las secuencias son presentadas.

La música nos recuerda a películas donde las mujeres son protagonistas. These Boots Are Made for Walkin, Me & Mr Jones y Run Run Runaway enmarcan las escenas donde nuestras protagonistas se empiedran de la acción, lo cual nos remonta directamente a cintas como Atómica o Lucy.

No hay mucha forma, no hay mucho fondo. No existe una propuesta diferente donde el espectador sienta que las protagonistas se mueven en una dirección diferente a lo que ya hemos visto, al contrario, simplifica las cosas de manera tan burda que el discurso cambia de dotar de poder a las mujeres a sólo limitarlas a ciertos ámbitos. Si bien la intención es plausible, la ejecución se pierde un poco y nos otorga una cinta fácil de olvidar y gris.

Calificación: Dos Estrellas y media

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *