Loading...
Arte y Cultura

¿Qué ver en el cine este puente de Día de muertos?

Por: Pao­la Sala­zar y Erick Villa­se­ñor

El cine ha retra­ta­do la mayo­ría de nues­tras cele­bra­cio­nes de mane­ra cons­tan­te. Año tras año, depen­dien­do la épo­ca que se apro­xi­me, tene­mos pro­pues­tas que acom­pa­ñan las fechas y en oca­sio­nes logran recor­dar­nos qué es lo que  cele­bra­mos y por qué. Ya sea El Grinch en Navi­dad o algu­na entre­ga de Hallo­ween el 31 de Octu­bre, no pode­mos negar que esas his­to­rias muchas veces logran retra­tar el sen­ti­do de nues­tras tra­di­cio­nes.

Si duran­te este puen­te tu inten­ción es ir al cine, aquí te deja­mos dos pro­pues­tas total­men­te dife­ren­tes para que deci­das qué ver:

 

COCO

Tras 6 años de inves­ti­ga­ción en nues­tro país, Pixar por fin nos pre­sen­ta Coco, una cin­ta con apro­xi­ma­ción a Méxi­co y a su cul­tu­ra, bas­tan­te decen­te. No podría­mos decir que es una car­ta de amor a nues­tro país pero se nota un tra­ba­jo de con­sul­to­ría serio por par­te de su equi­po crea­ti­vo.

Dejan­do de lado el exa­ge­ra­do mane­jo del fol­clor y la mira­da extran­je­ra con la que mues­tran al país, Coco no es una pelí­cu­la cual­quie­ra. Pixar deci­dió apos­tar por una cul­tu­ra dife­ren­te crean­do una pelí­cu­la con un tras­fon­do difí­cil de mane­jar como es la muer­te.

A pesar de ser una pre­mi­sa bási­ca no debe­ría­mos dejar­la pasar así sin más. Coco es un via­je sen­so­rial sobre los recuer­dos y tra­di­cio­nes; aun­que la anéc­do­ta es len­ta al prin­ci­pio, la fór­mu­la de Pixar logra res­ca­tar la pelí­cu­la inclu­so con aires filo­só­fi­cos sobre nues­tra for­ma de ver y tras­cen­der en la vida. Es difí­cil encon­trar una pelí­cu­la ani­ma­da que logre ate­rri­zar un tema así  y con­mo­ver al espec­ta­dor  con algo tan real como es la impor­tan­cia de la fami­lia.

Lo intere­san­te de Coco es cómo nos aden­tra al mun­do de los muer­tos dejan­do de lado el mie­do con el que vemos a la muer­te, nos da espe­ran­za e ilu­sión de lo que pue­de ser la vida des­pués de dejar el mun­do como lo cono­ce­mos.

Nos expli­ca todo lo que en nues­tra niñez no supi­mos apre­ciar como mexi­ca­nos y da una cáte­dra muy noble y enten­di­ble al res­to del mun­do sobre las tra­di­cio­nes de nues­tro país.

Pode­mos ser adul­tos, pero debe­mos escu­char a nues­tro niño inte­rior y en Coco, Miguel, nues­tro pro­ta­go­nis­ta, nos inci­ta a cues­tio­nar­nos: ¿Cuán­tos de noso­tros no qui­si­mos algu­na vez ser artis­tas? ¿Qué esta­mos hacien­do actual­men­te por cum­plir o desa­rro­llar lo que algu­na vez soña­mos?

Pixar reali­zó una pelí­cu­la con una cine­ma­to­gra­fía cui­da­da has­ta en el últi­mo deta­lle, en tal pun­to que pode­mos ver en el escri­to­rio del admi­nis­tra­dor del mun­do de los muer­tos una con­cha, típi­ca de una merien­da mexi­ca­na, ani­ma­les con­ver­ti­dos en ale­bri­jes y cada sím­bo­lo pre­sen­te se jus­ti­fi­ca en la tra­di­ción del día de muer­tos.

Es visual­men­te impre­sio­nan­te: la arqui­tec­tu­ra, el ves­tua­rio, los colo­res. Habrá a quien no le gus­te y cri­ti­que su apro­xi­ma­ción super­fi­cial pero en reali­dad vale la pena.

Al final de todo nos recuer­da nues­tra niñez, la fami­lia y nues­tras tra­di­cio­nes que tal vez ya hemos ido dejan­do de lado.

Coco es un res­pi­ro a la vida coti­dia­na, nos deja enten­der que todos esos lími­tes men­ta­les y espi­ri­tua­les nos van a lle­var a un sólo lugar: la muer­te. Nos hace refle­xio­nar de qué mane­ra nos van a recor­dar, si es que alguien lo hará o inclu­so más impor­tan­te, cómo que­re­mos recor­dar­nos por la eter­ni­dad.

Es un tra­ba­jo redon­do don­de los direc­to­res Lee Unkrich y Adrian Moli­na apos­ta­ron por un país lleno de cul­tu­ra pero difí­cil de com­pren­der para el res­to del mun­do.

 

Cali­fi­ca­ción: 4 estre­llas y media

 

FELIZ DÍA DE TU MUERTE

De la mano del guio­nis­ta de Acti­vi­dad Para­nor­mal 2 tam­bién lle­ga esta sema­na Feliz Día de tu Muer­te. Chris­top­her Lan­don nos pre­sen­ta una his­to­ria en tono de far­sa don­de una chi­ca uni­ver­si­ta­ria lla­ma­da Tree des­pier­ta todos los días en su cum­plea­ños y cada noche es ase­si­na­da por un suje­to mis­te­rio­so que se escon­de tras una más­ca­ra de bebé. Al día siguien­te des­pier­ta exac­ta­men­te en el mis­mo lugar y repi­te una y otra vez los mis­mos suce­sos.

Lo pri­me­ro que hay que seña­lar es que no es una pelí­cu­la de mie­do. Es un tipo de slas­her con mucha far­sa y tin­tes de come­dia que nun­ca ter­mi­nan de con­cre­tar­se. Es entre­te­ni­da a momen­tos, pero no res­pe­ta las reglas que la mis­ma cin­ta plan­tea y muchas situa­cio­nes ter­mi­nan suce­dien­do sólo por suce­der.

Hemos vis­to esta pre­mi­sa den­tro del cine en algu­nas oca­sio­nes. La más cla­ra es Hechi­zo del Tiem­po, don­de nues­tro per­so­na­je prin­ci­pal debe con­ver­tir­se en una mejor per­so­na o esta­rá con­de­na­do a repe­tir siem­pre el mis­mo día. Esta refe­ren­cia es tan cla­ra que casi al final de Feliz Día de tu Muer­te es men­cio­na­da. Y no es cul­pa de la pre­mi­sa, cual­quier his­to­ria en la que pen­se­mos pro­ba­ble­men­te ya fue con­ta­da, el pro­ble­ma está en la mane­ra de pre­sen­tar­la, que aun­que a momen­tos el mis­te­rio de saber quién ase­si­na a nues­tra pro­ta­go­nis­ta es intere­san­te, la ten­sión cae en los pun­tos impor­tan­tes por el cam­bio de tono. La cin­ta bien podría tomar tin­tes más pro­fun­dos si cues­tio­na­ra a sus per­so­na­jes y sus accio­nes, pero deci­de no hacer­lo, toman­do el camino fácil y mos­tran­do sólo una pin­ce­la­da del pro­ble­ma de repe­tir una y otra vez un mis­mo día

Pese a no ser una bue­na pelí­cu­la a momen­tos lle­ga ser muy entre­te­ni­da. Esté­ti­ca­men­te no es muy cui­da­do­sa, pero fun­cio­na. En pocas pala­bras es una cin­ta total­men­te palo­me­ra para pasar el rato y no pen­sar en nada duran­te 92 minu­tos. Reco­men­da­ble sólo si no tie­nes nada que hacer y no eres muy exi­gen­te con lo que ves.

Cali­fi­ca­ción: 2 Estre­llas y media

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *