Loading...
DossierViolencia de género

Soy mujer y debería permanecer en casa

Por: Vanessa González García

Soy mujer y debo comportarme de cierto modo

Soy mujer y debo vestir de una forma

Soy mujer y debo protegerme prevenir

Soy mujer y debo salir siempre acompañada

Soy mujer y debo vivir con precaución

 

Nos han educado de esta manera debido a un peligro que se cree inevitable. Nace del temor a ser víctima de algo atroz, algo de lo que en realidad no se busca solución, solo se posterga.

¿Para qué? Si la culpable soy yo, mujer; yo que me expongo a que los hombres actúen de esta manera, porque son hombres, “está en su naturaleza”, porque “el hombre llega hasta donde la mujer le permite”. ¿En verdad es eso?

Al parecer mi cuerpo define un riesgo, define mi seguridad.

No es que necesite transporte a las 6 de la mañana para llegar al trabajo o escuela, ni de regreso a altas horas de la noche. No ocupo caminar por las mismas razones.

Y es que cada mañana que despierto no decido cómo vestirme, ya sea por gusto o estado de ánimo, sino para evitar alguna incomodidad al subir el autobús o caminar de regreso a casa. Cuánto me hubiera gustado, hace días, ponerme ese vestido azul que tanto me gusta.

Como foránea, debí haberme quedado en mi ciudad a estudiar y así podrían llevarme sin problema a todas partes. O simplemente estaría en un lugar conocido y donde pudieran ir por mi tan rápido como lo solicite. No importa que no se encuentre la carrera que más me llama la atención o la facultad que más deseo atender, debí preponderar mi seguridad.  Aunque esto no quiera decir que esté completamente libre de riesgos.

Debería dejar la idea de aprender un nuevo idioma o instrumento musical, no podría estar en algún deporte, en nada que me obligue a recorrer un largo o corto camino por mi cuenta, independientemente que sea en las tardes y mucho menos por las noches.

Viajar es un lujo que todos nos podríamos dar, pero debo abstenerme de hacerlo por mi cuenta. Ir a la aventura sin pasaje seguro está lejos de mis posibilidades. ¡Cómo una adolescente, una mujer, se atrevería a semejante barbaridad! Ir por la vereda “pidiendo ride”, ¿un “mochilazo”? JAMÁS. Me enfrentaría directamente con el mayor enemigo.

Es más, debería dejar de salir a divertirme con amigos, eso mucho menos es necesario. Porque si me visto con algún escote y salgo a tomar una llamada, será completamente mi culpa si me raptan, si me violan, si me descuartizan. Aún si decidí irme sola, pues con mis amigos pasados de copas, tenía el riesgo de ser parte de un accidente, aún si la decisión fue consciente y de cierto modo prevenida será mi culpa. No debería realizar ninguna actividad que me ponga en una situación vulnerable. Debería permanecer en casa.

Sin embargo, aún así feminicidios y secuestros seguirán ocurriendo; aún así siempre existirá la posibilidad de ser víctima, aun así el riesgo estará presente a todo momento.

¿Por qué dejar de querer ser independiente? ¿De querer experimentar?

¿Por qué dejar de querer hacer cosas para mi beneficio? Para mi futuro.

¿Por qué dejar de ser libre?

 

La libertad es un derecho que todos deberíamos gozar, que se nos reconoce a nivel mundial, pero que no es completamente garantizado. Vivimos en una comunidad, en un país, en un planeta que no busca actuar, por lo menos prevenir. En una sociedad donde no se educa, no se respeta. Las mujeres deberíamos vivir con la certeza de saber que llegaremos a cierto lugar sin tener que ir comunicadas a todo momento, saber que podemos salir a cualquier hora del día y que regresaremos sin problema a nuestros hogares, con nuestros seres queridos, con las personas que más se preocupan pues nos han dejado salir con un gran dolor en el pecho.

Pero la realidad es otra.

Tengo que aprender a confrontar el temor, a vivir con inseguridad, pero a seguir viviendo.

¿Por qué? Porque soy mujer y soy valiente.

 

Imagen destacada: Momento de Esto es teatro como era de esperar y prever, por Jan Fabre

One comment
  1. Julio Cesar Garcia

    Nunca tengas miedo de ser lo que quieres ser, de hacer lo que deseas hacer, de vivir lo que sueñas vivir.
    Solo se precavida, cautelosa, mantén tus sentidos alerta y siempre mantén tus ojos abiertos!!!!
    Felicidades por tu artículo!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *