¿País petrolero y el pueblo sin dinero? (Segunda parte) 2/2

Por: Antonio Lorenzo Castro Villarreal

A partir de 2012, la temática petrolera se convirtió en la discusión en boca de todos. Desde la incertidumbre previa a la elección presidencial por circunstancias elementales. En primer lugar el candidato oficial, Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), proponía la Reforma Energética con la apertura comercial a la empresa privada en materia energética, es decir, incorporar el petróleo nacional en el libre mercado y poner a la paraestatal más importante de México como es PEMEX.  Por el otro lado la propuesta en materia energética por parte del candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, proponía una reforma de modernización de todo el sector energético, incluida la Comisión Federal de Electricidad (CFE), en cuestión petrolera, generar una refinería por año con los excedentes del precio del barril, reduciendo la gran carga fiscal en su control, entre ellos aniquilando la corrupción.

Como es evidente el interés que estaba en juego eran bastante trascedentes, agregándole a los problemas que están acentuados en el país como el abandono del agro, un crecimiento económico anual de 2.3 por ciento, con jornadas laborales sofocantes de más de 12 horas diarias, con salario mínimo de $80 pesos por jornada, con problemas graves de delincuencia, etcétera. Con esos intereses en juego, da paso a que el candidato oficial del PRI, Enrique Peña Nieto, llegara de manera turbulenta y fraudulenta a la presidencia de la nación con un apoyo total de la oligarquía petrolera mundial.

Con base en este panorama entreguista, el 18 de diciembre de 2013 la Reforma Energética que planteaba la apertura comercial a la explotación, trasportación, distribución, refinación y comercialización del petróleo y los energéticos (electricidad, gas, etc.) fue aprobada como Constitucional por el Poder Legislativo Federal, acontecimiento antipatriótico y entreguista de Peña Nieto y de sus cómplices como es el PAN y el PRD por firma el Pacto por México.

Para inicios del año 2016, el precio del petróleo a nivel mundial estaba en decadencia en primera instancia porque el máximo consumidor de petróleo, que es Estados Unidos con 20,8 millones de barriles diarios y ser a la vez ser el máximo consumidor de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), principalmente de Medio Oriente[1], pretendía dejar de comprarles, porque a finales del 2013, Estados Unidos estuvo interviniendo, presionando, amenazando y hasta chantajeando para imponer ciertas políticas en materia de energía a los países dependientes como es el caso de nuestro país, con la implicación de la Reforma Energética. Dando paso a una forma distinta de extraer hidrocarburos, conocida como fracturación hidráulica o fracking[2] -es una forma de depredación ambiental y contaminación de la tierra y subtierra- el cual, entre otras cosas, iba a beneficiar a los productores privados de hidrocarburos, principalmente a los de Estados Unidos. Sin embargo, esto le beneficiaba porque de este modo iba a dejar de consumir tantos millones de barriles diarios a la OPEP, donde por su capacidad productora son fijadores de precios del petróleo, y México, que no está dentro de este bloque económico, compite contra él para establecer un precio, pero al final, es un tomador de precios en materia petrolera, le impacta el precio tan bajo del barril a nuestra nación, por ser un país con una economía petrolizada este efecto se venía dando en 2015, el precio promedio del barril en ese año cerró en $43.28 dólares (según datos del Servicio Geológico Mexicano)[3] un precio relativamente rentable, no como los otros años de bonanza petrolera.

La nueva forma de extracción de hidrocarburos, como es el caso del fracking, para poder ser rentable, es necesario que el precio del barril de petróleo se encuentre aproximadamente entre $45 y $55 dólares. Con esta nueva forma de extracción, iba a ser un golpe mortal para la OPEP, se iba a incorporar un nuevo competidor al mercado mundial de los hidrocarburos, es por estas circunstancias que la OPEP redujo el precio del barril y eso conllevó a que México también lo redujera. Por estas mismas circunstancias, el precio de la mezcla mexicana cerró en 2016 en $34.64 dólares por barril (según datos del Servicio Geológico Mexicano).

Estos acontecimientos del mercado mundial en materia petrolera, implicaron que las empresas extranjeras no entraran de manera inmediata, porque no les convenían los costos de instalación y explotación del recurso, pues iba a ser más alto que su ganancia, por la misma coyuntura petrolera, el Gobierno Federal se alzó el cuello en que implicó la reducción de la gasolina con un discurso en pro de la Reforma Energética: falso. Esa reducción se realizó por el abaratamiento de la mezcla petrolera a nivel mundial que los costos de refinación en Estados Unidos también implicó un abaratamiento, esto demuestra una rotunda mentira del Gobierno Federal en lo que ellos llaman beneficios de la Reforma Energética.

Para finales de 2016 se observa un panorama que se estaba anunciado se aplicaría para el inicio del este año, es decir, los llamados gasolinazos por un efecto del aumento del precio de las gasolinas. Como sabemos, México importa de Estados Unidos el 60% (según datos de la Secretaria de Energía) de la gasolina que se consumen en el país. La falta de capacidad de refinación, por ser un jugoso negocio la refinación y distribución de los energéticos.

Según el Gobierno Federal, los aumentos de las gasolinas controlaban el precio mediante un subsidio, esto es otra simulaciónde por parte del Gobierno Federal o del Presidente Enrique Peña Nieto, lo utiliza por conveniencia política mencionarlo. Sin embargo, realmente es únicamente una operación (movimiento) contable, es decir, cuando los precios de la gasolina son más caros en México que Estados Unidos, la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHyCP) la clasifica como un impuesto; cuando sucede el caso contrario, allá es más elevado el precio que aquí, la SHyCP la clasifica como un subsidio -en mucho tiempo cuando opera como impuesto, la SHyCP cobra el gravamen sin ninguna autorización del Congreso-.

Sin embargo, todo lo anterior nos lleva, claramente, a que el aumento de los precios de las gasolinas es un efecto de la Reforma Energética, por las circunstancias de liberar al mercado toda la industria petrolera. Es entonces que en el Presupuesto de Egresos de la Federación para este año a PEMEX le recortaron una gran tajada de su presupuesto en materia de refinación de gasolina, esto implica un recorte en la compra de gasolina importada de Estados Unidos[4], esto conduce a que los consumidores paguen en el monto por la refinación de la gasolina al momento de cargar su tanque. Aparte implica ir dando un aumento del precio constante para ir acostumbrando al consumidor para cuando los tiempos y forma liberalicen los precios donde va a estar una variación permanente.

Otro sentido de la dependecia económica del petróleo en nuestro país es considerable de donde parte todo en la forma de distribucion de las mercancías de consumo o intermedias, éstas encarecerán por los aumentos de los recursos que se necesitan para mover las mercancías, es decir la trasportacion, nos conduce a un aumento general de los precios, quiere decir aumento inflacionario de todas las mercancías.

NOTAS

[1] Donde se encuentran los siguientes países: Angola, Arabia Saudita, Argelia, Ecuador, Emiratos Árabes Unidos, Indonesia, Irak, Kuwait, Nigeria, Qatar, República Islámica de Irán, Libia y Venezuela.Esta organización intergubernamental se fundó en 1960 y su sede se encuentra en Viena Austria.

[2] “la extracción de los hidrocarburos requiere la utilización de la fracturación hidráulica o fracking. Esta técnica parte de la perforación de un pozo vertical hasta alcanzar la formación que contiene gas o petróleo. Seguidamente, se realizan una serie de perforaciones horizontales en la lutita, que pueden extenderse por varios kilómetros en diversas direcciones. A través de estos pozos horizontales se fractura la roca con la inyección de una mezcla de agua, arena y sustancias químicas a elevada presión que fuerza el flujo y salida de los hidrocarburos de los poros. Pero este flujo disminuye muy pronto, por lo cual es necesario perforar nuevos pozos para mantener la producción de los yacimientos. Por este motivo, la fracturación hidráulica conlleva la ocupación de vastas extensiones de territorio” (http://nofrackingmexico.org/que-es-el-fracking/)

[3]http://portalweb.sgm.gob.mx/economia/es/energeticos/mezcla-mexicana.html

[4]http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5463184&fecha=30/11/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s