Parafraseando

Por: Omar Jiménez Mtz

¿Sabes qué es lo que mantiene la magia en las historias de amor?

La ausencia, la distancia y la incomunicación.

Imagina que en cualquier historia hubiera existido el celular, Internet o el WhatsApp. Ya no hablemos de Tinder o Snapchat.

Con un plan Telcel, Penélope no hubiera esperado con fe e incertidumbre a su amado Ulises. Con WhatsApp unos cuantos emojis hubieran bastado para confirmar que había un dragón bajo la torre de la princesa y por ello el caballero se habría acobardado o buscado en Google una manera más segura para salvar a la bella durmiente. Con telefonías celulares el Coronel sí tendría quién le escribiera y con geolocalización Florentino habría encontrado a Fermina en un par de horas, y el Amor en los Tiempos del Cólera no habría tenido existencia.

Las mejores historias de amor tienen como factor la distancia, el desencuentro y la incomunicación. Sólo los amores tontos, aburridos y normales no pasan por esto.

Piensa en la historia de amor por excelencia, la opera prima del romanticismo en la literatura… Exacto, Romeo y Julieta. Esta historia centra su tensión y emoción en la distancia de sus dos protagonistas. El joven amante finge un suicidio y cuando la doncella lo cree muerto, se mata de verdad. (Perdón por el spoiler) Ahora, si Julieta hubiera tenido celular, le habría mandado un mensaje a Ró para decirle el plan y una frase final así: “Te espero en Verona, besos, beiby”

Con smarthphones y redes sociales todas esas historias donde el chico corre hacia el aeropuerto para evitar que el amor de su vida se vaya a otro país, o impide la boda de la joven que le gusta con el tipo equivocado, ¡simplemente no existirían!

Por culpa de esa “cercana” comunicación en los mensajes de texto, chats y aplicaciones para conocer gente, nos estamos perdiendo de vivir historias novelescas. Quitamos la magia de las personas y el valor por el amor.

Pregúntate si encontrarás a alguien que corra desesperado al aeropuerto, si tu pareja tendrá el valor, no de mandarte un mensaje, sino de ir a buscarte hasta el fin del mundo para decirte que te ama. Llevarte serenata sabiendo que estás enojada o levantarte de la mesa en un bar frente a la multitud de gente y presumir que está saliendo contigo. ¿Encontrarás a alguien que te demuestre que la vida es aquí y es ahora? Si la persona que está contigo hará lo más fácil, como mandarte un inbox, unas simples y comunes rosas o no planear con valor la manera de hacerte sentir especial. ¿Para qué quedarte ahí? ¿Para qué hacer el esfuerzo de vivir al borde de la aventura, si tendrá tu número junto al de las otras chicas que también le atraen?

Busca al chico que te haga vivir con la incertidumbre de lo que pasará cuando abras la puerta, te mereces sentir la adrenalina cuando recibas la carta o te abrace con el alma entrecortada. Elige al joven que esté al filo del riesgo por ti, rompiendo las advertencias dadas. Ahora con un msj se arruinan las relaciones, se evitan actos valientes de amor y se vive en la flojera de un sillón viendo la pantalla y usando el wifi.

Anuncios

Un comentario en “Parafraseando

  1. chingas a tu madre, ten los huevitos para aceptar que hiciste copy paste del speach de Hernán Casciari.. puto! y chingas a tu madre cada vez que respires cabrón

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s